Papá y mamá quiero hablaros sobre nuestra adaptación a mis primeros días en la guardería. Como en casi todo lo que tiene ver conmigo, lo primero que influye en mí es vuestra actitud ante lo que me rodea.

Podéis hablarme de lo que va a pasar con varios días de antelación, explicarme qué es la guarde y qué cosas voy a hacer allí, que me voy a encontrar y acercarme al centro para que lo vea por fuera. Intentar comprender mis miedos y temores para saber cómo ayudarme y prepararme.

Necesito que os mostréis seguros ante la separación, si os mostráis culpables, inseguros o desconfiados yo interpretaré dichas separaciones como negativas para la relación, generándome a su vez emociones negativas como inseguridad y ansiedad cuando no podamos estar juntos. Debéis procurar momentos en los que nos separemos, empezando dentro de casa, en algunos momentos ya puedo estar en habitaciones diferentes sin que os mostréis ansiosos por ello.

Debéis mostraros comprensivos con las emociones que pueda experimentar y transmitirme seguridad y apoyo en el proceso. Para ello, debéis de entender que manifieste la ansiedad a través del llanto, rabietas, conductas regresivas y necesitando aún más vuestra atención y que no os mostréis desbordados ante las mismas.

Me vendría muy bien que hablarais en positivo de los momentos en los que no estamos juntos, es decir, no comentar, al menos delante de mí, que esos momentos son duros, tristes, negativos y angustiosos, ya que sino yo interpretaré la separación de forma negativa o me sentiré culpable por disfrutar de las actividades que tienen lugar cuando estoy separado de vosotros.

A la vez es importante transmitirme que preferís estar junto a mí y que os gusta mucho llegar a recogerme y poder pasar tiempo juntos. No os quepa duda que será positivo dedicar un rato especial cada día en el que hablemos de lo que nos ha pasado durante el día, de las cosas buenas y malas y qué emociones nos han producido. Los juegos de inteligencia emocional van a favorecer la expresión emocional ayudando a gestionar la separación.

También es importante dedicar momentos especiales para hacer actividades que a mí me gusten pues sienta bien alguna vez ser el protagonista sin interrupciones. Lo idóneo sería que hubiese un momento para cada hermano con papá y con mamá.

Recordar cuando estéis en la puerta de la guardería:

  1. Quiero que seáis unos papás seguros cuando me dejéis en la guarde.
  2. Vuestra actitud simpática y sonriente con mi “seño” es clave, delegáis vuestra autoridad en ella y yo debo percibir esa actitud de complicidad y de unidad entre vosotros.
  3. Sé que os gusta mucho abrazarme pero me déjame en el suelo, para que entre por mi propio pie.
  4. Despídete de mí de forma clara y abierta, no te vayas a escondidas.
  5. No dilates la entrada ante alguna de mis rabietas.
  6. Hazme llegar mensajes positivos de mi estancia en la guarde.
  7. Aunque os cueste, esforzaros por llegar siempre a la misma hora.

Fernando Sánchez García

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s